De obras y mudanzas

Ya no queda nada para inaugurar la nueva Sopa de Piedras! ! Está quedando taaaaan bonita…

Después de un arduo verano de calores y mucho curro hemos conseguido darle forma y lugar a nuestra escuelita. Hemos picado, taladrado, demolido, sudado, ordenado y desordenado,  cargado, pintado y cantado. Y aún así siguen quedando algunos detalles pero podemos decir que casi casi está lista.

Pero por fin se ha llenado de vida y de peques, y aunque todavía quedan algunos retoques podemos decir que la nueva Sopa de Piedras ya está lista!

SOBRE ACOMPAÑAMIENTO RESPETUOSO

Os dejamos una pequeña reflexión sobre el ACOMPAÑAMIENTO RESPETUOSO

SOBRE ACOMPAÑAMIENTO RESPETUOSO
Si el Respeto es la Consideración hacía una persona y si valoramos el bebé como una verdadera “pequeña persona”, creemos que este concepto pueda abarcar todos estos significados:
1) Es decir al bebé : “se fiel a ti mismo”. Aceptar y disfrutar del bebé tal como es, sin esperarse haga algo que no pueda hacer. Permitiendole un tiempo, un espacio, un vínculo, para que pueda ser él mismo y descubrir el mundo en su propia particular manera, siendo él promotor de su aprendizaje. Creando un ambiente que sea físicamente seguro, de apoyo emocional y cognitivamente desafiante.
2) Es creer en su competencia y aceptar sea su dependencia de ti, sea su independencia. Basicamente se trata de apostar para un apego “correcto”, sin caer en una actitud sobre protectora. Sin proyectar nuestra idea que se está aburriendo porqué nos parece que no esté “haciendo nada interesante” y mas vale que lo tenga entretenido, o distraído. Tomarlo con calma, para promover su calma sin tener prisa de actuar y sin pensar que necesariamente nos está pidiendo que hagamos algo para él. Incluso cuando hecha a llorar, deberíamos darle la oportunidad de aprender a reconocer su estado y hasta permitir que en un futuro encuentre la manera para auto-consolarse.
3) Es limitarse a interferir. No necesitan que les enseñemos con qué y como jugar. Piaget decía: “cada vez que le enseñamos algo, le privamos de la posibilidad de inventarlo por el mismo y de la alegría del haber descubierto algo! “. Los niños elaboran sus conflictos en el juego. Estos conflictos deben nacer naturalmente. No hace falta crear para ellos problemas! Si no interferimos, fomentamos su concentración; cada interferencia es para el una distracción (interrumpimos lo que estaba haciendo = lo que estaba aprendiendo).
4) Es involucrar el niño a las actividades de cuidado para que sea participe activamente, en lugar que las reciba pasivamente. Hablarle de lo que vas hacer de manera no artificial, sino genuina. Comunicarle que estamos convencidas que puede entendernos. Esperar un tiempo para que la información le llegue, detectar su “respuestas” (mímica, mirada, gestos, cada pequeña reacción…). Explicarle todo lo que va a pasar, por ejemplo: “Ahora que voy a coger en brazos y te llevo a tu habitación para cambiar el pañal” ; no es un objeto. Imagina si un gigante te cogiese y te llevase a un sitio sin decirte donde vas a acabar! No estarías un poco asustado? A caso no estarías mas tranquilo si te avisase antes de cogerte? Con esta metodología le trasmitimos este mensaje ” todo es previsible” porqué quien lo esta cuidando le avisa, lo informa de un cambio inminente (cogerlo, cambiar sitio, levantar el culete para poner el pañal…) . Es proporcionar “acciones previsibles” a través de una rutina bien solida.
5) Es priorizar la observación sensible (con perspectiva) del niño para entender sus necesidades y conectar con el. La observación es un estado de calma, paz y atención hacia algo en el presente. Evitando proyecciones, prejuicios…No juzguemos nunca con qué y cómo se entretienen solos. No le hace falta estar entretenido, y sobretodo distraído. Alimentaríamos un círculo vicioso.
6) Es comprender su punto de vista : haciéndonos preguntas a nosotros mismos “Como estaría yo si fuera el? Como está el suelo? (Está frío? Está bien limpio?) Qué vestimenta lleva? (Está demasiado abrigado? Algo lo aprieta? Lo que lleva puesto facilita su movimiento? Tiene botones o etiquetas que le molestan al estar tumbado?…) Como está su entorno? (Hay demasiado ruido? Hay demasiada confusión que conlleva a una sobre-estimulación? Hay poca luz, o mucha?”)…
7) Es saber cuando y como intervenir, sin invadir, estando disponibles. Se interviene si: el bebé está demasiado frustrado (emocionalmente afectado) o hay un peligro en su seguridad física. El objetivo es estimular el bebé a participar activamente a la solución al problema. Estimularlo al problem solving, ofreciéndole la oportunidad para desarrollar esta habilidad. Debemos tener mucha confianza en que el pueda!
Sus beneficios:Mientras un niño está aprendiendo, por ejemplo a darse la vuelta boca abajo, no está simplemente aprendiendo estos movimientos, sino APRENDE CÓMO APRENDER, es decir que aprende a:

– hacer algo por su cuenta

– tener interés

– intentar y ser paciente
– experimentar
– superar dificultades
– alegrarse de sus logros